Fincas para bodas: planeando un día único

El día de tu boda va a ser único. Una fecha que llevas tanto tiempo esperando, toda la planificación detrás de cada detalle, de cada elección. Quieres sentirte protagonista y que todo salga como habías imaginado y, para eso, necesitas tomar las decisiones adecuadas. Una de ellas es la de elegir entre todas las fincas para bodas disponibles.

Captura de pantalla 2016-01-29 a las 15.11.27

La elección de fincas para bodas: no te olvides de preguntar

Tras un primer filtro que reduce a un número más manejable las opciones de fincas para bodas que, a priori, cumplen con tus requisitos; comienzas el proceso de investigación más a fondo. Visitar cada lugar, conocer a los dueños y solicitar información te permitirá evaluar cada alternativa y determinar cuáles son las fincas que se adaptan a tu estilo y cuáles las que no; qué ubicaciones te ofrecen todo lo que necesitas y en qué otras no es viable llevar a cabo el tipo de celebración que quieres.

La visita a una finca para bodas te tiene que servir para:

  • Hacerte una idea de las posibilidades reales, en cuanto a espacio y nivel de confort. Además de lo que tú misma concluyas, es interesante que preguntes acerca de las opciones disponibles; por ejemplo, si hay jardines y puedes aprovecharlos para el cóctel o, si la finca cuenta con bodega, y quieres utilizarla para el momento de la barra libre. No des nada por hecho e infórmate de si todos los espacios quedarían a tu disposición, o si existen limitaciones, por ejemplo, en función del número de invitados.
  • Comprobar si tu plan es viable: si te apetece desplazar a doscientos invitados tendrás que asegurarte de que hay sitio de aparcamiento disponible para los que no llegarán en los autobuses que tú vas a contratar; si quieres que la cena buffet se desarrolle en el exterior, necesitas comprobar que es posible garantizar el suministro eléctrico para los equipos de cocina en directo y para la iluminación, música, etc. Este tipo de aspectos no se pueden verificar de un vistazo, por lo que tendrás que preguntar a los propietarios de la finca.
  • Identificar todos esos otros detalles que mejorarán tu experiencia y la de tus invitados: celebración de una sola boda por día, accesos para discapacitados, posibilidad de escoger al fotógrafo que se desee, opciones especiales de menús vegetarianos, veganos, para celíacos, catering infantil, etc. Se trata de información que no siempre puede obtenerse a través de la web de las fincas para bodas pero que tiene que consultarse con los responsables porque puede resultar definitiva a la hora de hacer una elección.

Tener la certeza de que, de todas las fincas para bodas posibles, ésa está hecha para ti es una cuestión subjetiva. Se trata normalmente de una intuición pero, para tomar una decisión acertada, necesitas contar con los datos suficientes para poder prever un buen resultado. No te olvides de preguntar todo lo que se te pase por la cabeza en tu visita al lugar y, de las respuestas y la amabilidad al ofrecerlas, podrás hacerte una idea mejor de cómo es de verdad el sitio en el que puede que termines dando el sí quiero.

Leave a Reply